12 de febrer 2011

Cómo acabar de una vez por todas con la cultura

Perhaps when we find ourselves wanting everything,

it’s because we are dangerously close to wanting nothing.

(Sylvia Plath)

Últimamente, bueno, hace tiempo, pero últimamente como que más, se ha desatado la guerra entre un grupo denominado “los internautas” y otro considerado “los creadores”. Normalmente no suelo tener una postura definida en los conflictos que se pueden seguir por los medios de comunicación, más que nada por falta de conocimientos profundos del tema. En este caso mi opinión es que son todos más falsos que… NO, no voy a citar a JuanMa.

Los tales internautas, en lugar de decir que les mola tener cosas gratis como alternativa a pagar por ellas, se llenan la boca de libertad, de acceso universal, de Internet es el futuro y no sé cuántas cosas más.

Esta chiflada es muy internauta y poco descargadora. Probablemente no doy el perfil normal (por eso luego llegan frikis y me llaman “bicho raro” xDDD): software libre, la música que tengo es comprada o copia MP3 de originales comprados, salvo una pequeña parte que utilizo en las clases; las pocas series que veo son de bajar, ver a la mayor brevedad y borrar inmediatamente; tengo alguna película pero igual hasta se ha borrado sola al ver que no le hacía caso… y en el material de idiomas ahora mismo no tengo claro qué era libre y qué bajé de sabe George dónde. Hasta los libros electrónicos son comprados o libres, excepto cuatro que bajé por ahí porque los de la editorial debían pensar que era subnormal y me cobraban más por descargarme el libro que por enviármelo en papel.

Eso sí, he pagado “de más” por el ordenador, por la impresora, por el reproductor MP3, por los CDs, y por el móvil y el pendrive no porque me los regalaron. Eso sí que me parece una vergüenza.

En el otro lado del ring están los autoproclamados defensores de la cultura. Es gracioso que muchos cantantes se etiqueten como “creadores” cuando lo único que hacen es poner cara y voz (y cada vez más cara y menos voz) a canciones escritas y compuestas por otros. En la literatura que yo sepa no va así, aunque hay novelas sobre el tema como The Great Pursuit de Tom Sharpe. En la literatura ajedrecística seguro que sí: cuando se publica un libro escrito por “GM famoso de élite” + “N.N.”, a medias quiere decir que NN escribe y el otro firma xDDDDD

Los creadores estos, en lugar de ser honestos y decir que el acceso gratuito a sus obras les hunde el chiringo porque ellos lo que quieren es obtener dinero a cambio de sus productos, empiezan que si tomates, que si niños con SIDA en África

Entre las falacias que sueltan unos y otros me ha hecho gracia que siempre sacan el tema de la cultura. Hay tantas definiciones de cultura como seres con boca para soltar una. Por ejemplo, antropológicamente cultura es “el todo complejo que incluye costumbres, conocimientos, creencias, capacidades, y hábitos adquiridos”, así que… piratear es cultura!!!!!! xD But I digress…

Escribí estas paranoias hace unos 43 días pero me he acordado otra vez porque ahora me llega un “pásalo” de esos en plan “no hay que votar a PP, PSOE ni CiU porque son unos malosos que aprueban leyes antidescargas”. Francamente, no hay que votarles ¿por eso? No comment.

4 comentaris:

alfaqui ha dit...

“GM famoso de élite” + “N.N.”, a medias quiere decir que NN escribe y el otro firma"

A mí me gustó mucho el libro de Kaspárov y Sajárov sobre la Caro-Kann clásica... es de 1984 y nunca tuve la menor duda de que es todo de Sajárov, por aquellos años el joven Kaspárov tenía cosas mucho más importantes a las que dedicarse...

Anònim ha dit...

Los productos alucinogenos e ilegales que los culturetas de nueva ola consumen ¿Tienen tasa de recargo? ¿Es chiquilicuatre un artista,un compositor? Si te bajas de internet el famoso tema de este individuo ¿Pagas el canon digital?

Claudia ha dit...

Como sabrás seguramente, de todo este lío, lo que de verdad nos preocupa a los traductores son los garbanzos. Si las descargas de libros tienen un efecto remotamente comparable a las de música, muchos acabaremos en el paro. Las editoriales dejarán de encargar y pagar traducciones, de tal manera que habrá que descargarse los libros en lengua extranjera en su versión original (muy bueno para promover el plurilingüismo) o leerlos en traducción de mi vecina, la autoproclamada "tarductora altruista" (muy bueno para fomentar la capacidad deductiva y el sentido del humor).
En cualquier caso, es evidente que la gente no va a pagar por lo que puede conseguir gratis. Todo lo demás es retórica.
Habrá que conseguir otro trabajo.

Patty ha dit...

En libros de ajedrez hay varios casos así. Ese libro de Kasparov y Sajarov no lo conocía, pero sí, no veo a Garri desmontando públicamente la CaroKann en el 84:-)
Al menos los traductores no lloran por el fin de la cultura!!!! Pero no sé yo si en un país con el nivel medio de inglés y la afición a la lectura que tiene este, realmente va a haber descargas masivas de libros originales...