04 de juny 2012

Sobre libros y pelis

No, no soy uno de esos seres a los que les nombras un libro y la película “basada” en él y dicen que es mejor el libro. Por dos razones: la primera es que probablemente no haya visto la película, por lo que difícilmente estaré en condiciones de comparar. En realidad, soy uno de esos seres que en lugar de dudar entre leer primero el libro y ver después la película, o al revés, suelen leer el libro en lugar de ver la película. La segunda razón es que me parecen dos medios completamente distintos, con lo cual no sé realmente qué se puede comparar.

Todo esto viene a cuento de mis últimas lecturas y visionados. No hace mucho tiempo cometí el error de ver “Drácula, de Bram Stoker” de Coppola, solo porque la echaban a una hora que me iba bien y me acordé al llegar a casa. Digo error porque si algo está bien, es mejor no tocarlo, y yo ya era muy feliz habiendo leído Dracula, de Bram Stoker, un gran libro que no tiene la culpa de que el rollo vampiresco haya degenerado por completo a finales del siglo XX y principios del XXI. Desde luego la presencia, siempre inquietante, del Conde es mejor sentirla y leerla, no verla persiguiendo el fantasma de alguien que ni siquiera aparece en el original. [Podía ser peor: en Frankenstein, si se descuidan la chica sale más que la criatura]

El problema es que a la sazón me encontraba yo leyendo The Godfather, novela que por cierto me ha gustado mucho. Claro, me dicen que el mismo tío la ha llevado al cine y me da miedo, aunque parece, por lo que oía el sábado mientras la veía Alf, que en ese caso el resultado fue mejor.

Ahora estoy terminando la lectura de The Fight Club y el **** cine es como el **** fútbol, siempre te enteras de cosas aunque no quieras y no hagas caso. Hay que decir que, por mucho spoiler que haya,  estropear la lectura de este libro es difícil porque ya lo ha hecho Chuck Palahniuk él solito con una historia absolutamente inverosímil y torpemente contada. Como no hay nada que sea 100% inútil, estoy aprendiendo vocabulario.

Mi problema con el cine es que soy multitarea, pero no como virtud sino como defecto. Necesito hacer más de una cosa a la vez (con lo que no me concentro totalmente en ninguna) y una película me exige pasar hora y media, o más, mirando y escuchando algo en concreto. Durante la redacción de esta entrada, que está quedando larga, he respondido en una partida de “Apalabrados”, he traducido un párrafo de un libro y he revisado los titulares de un periódico. Suelo ver series: aguanto 42 minutos más o menos (aunque muchas veces hago pausa para buscar algo que ha salido), pero más… Incluso para dos obras de arte ante las que me quito el cráneo, como Sherlock y Black Mirror, necesitaba “pausas para hacer otros rollos” porque duraban demasiadoTriste

Mañana empiezo a leer River Town, se acabó la tontería ya.

6 comentaris:

David Vivancos Allepuz ha dit...

No hace falta que te diga en qué coincido contigo. Insistir más en ello sería grotesco. La primera regla... es no leerlo.

Patricia Llaneza ha dit...

Jajajaja sí, y tampoco hace falta que digas en qué no coincides;-) Ya me echaron bastante bronca por oír "El Padrino" en vez de animarme a verla.

Anònim ha dit...

la primera de las tres de Black Mirror es brutal en v.o., de lo mejor que he visto recientemente. los otros dos episodios no tanto...

Michael

jlgt ha dit...

El cine es cine y la literatura, literatura. De grandes novelas se han hecho horrendas películas y de de libros mediocres grandes películas. Dices también que el problema que tienes con el cine es tu multiactividad. Creo que eso lo solucionarías de manera relativamente fácil: huyendo de la tele u ordenador y saliendo de casa para ir al cine, que a fin de cuentas es para donde están pensadas. Yo en casa soy incapaz de ver nada, en cambio, en cine he llegado a ver tres películas en un solo día. Por ello debo ser también algo hiperactivo. Y no te pierdas ni El Padrino ni su segunda parte en una sala grande, oscura y, a poder ser, rodeada de más público.

Saludos

Anònim ha dit...

Una veritable llàstima que una noia tan interessant hagi fet el camí contrari al que he fet jo, de Catalunya a Astúries. He arribat per casualitat, però me n´alegro.
Un petonet des del costat de la platja de Sant Llorenç ;)

Patricia Llaneza ha dit...

A mí me gustaron los tres de Black Mirror. El primero es el más bestia y apela a ese lado gamberro y ese gusto por lo grotesco que en el fondo tenemos todos (algunos más que otros), pero los otros también están muy bien. El problema es que después del primero parecen menos. El segundo me pareció demasiado lento, pero yo recomendaría los tres.

Bufffff meterme en un cine, qué va, qué va, eso es peor aún. En realidad la multiactividad es solo uno de los problemas...

Un català a Astúries!!!!! Què bo! M'alegra que t'agradi la tierrina, i gràcies per dir-me interessant, però home, ves a Oviedo, no a Gijón;-)