30 d’agost 2008

Whatever happens, I love you

Sin duda no es una de las mejores canciones de Morrissey, pero la letra es bastante curiosa para venir de alguien cuyo discurso habitual es "soy un miserable y nadie me quiere" o "vaya carroña de mundo en el que vivimos". Pero eso, va por vosotros, y por vosotras: ya sabéis de sobra quiénes sois. Que prestáronme mucho estas dos semanas en Asturias y que ahora nada, a rajar por correo electrónico y MSN. Se batió el récord Guinness, conocí a mi siostra, reunimos al póquer (¿se puede decir póquer en el blog de una ajedrecista medio catalana?) de Llanezas, contemplamos la decadencia de Gascona, seguimos a la selección española de baloncesto y a la china del resto de deportes (Aitor!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ponte buenín pronto y cumple tus promesas) y rajamos y desvariamos por doquier.

Pese a los intentos de que me quedara, aproveché la confusión general del post-miércoles para coger el avión de vuelta y ponerme a salvo en BCN:

Artus: Pues yo no sé qué es más peligroso, si coger un avión o ir al Torán.
Patty: Yo sí lo sé, por eso esta noche cojo un avión.

Ayer por la tarde me pasé por el torneo de Sants y en el fondo fue un poco como en Asturias: saludar a gente, contar batallitas, rajar... pero estos son más inofensivos, porque no hubo un "vamos a tomar algo", así que cuando acabó la ronda me llevé al sufrido comentarista (que va a acabar el torneo y todo) a cenar, conocimos al friki de la línea 3 del metro y a casa, que corren rumores de que esta tarde aparecerá El Gran Lladini por Cotxeres.

Y en fin, eran clarísimas que algo así iba a pasar, pero al final entre las 600 personas más o menos que había por allí solamente 5 me preguntaron si estaba jugando (no está mal para ser la ronda 8) y unas 20 que por qué no jugaba. Bueno, y uno preguntó que cómo no me había pasado por allí más días. Así me gusta, que no chafardeéis tanto a ver qué hago con mi vida y que leáis otras cosas. Yo he aprovechado el viaje para traerme algún libro que tenía en Oviedo porque dentro de un mes arranca de nuevo la temporada de ir en metro a diario.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

Hola,
querria aprovechar si me brindas la oportunidad para denunciar el FRAUDE DE LEY en toda regla que está protagonizando el Sr. Fatollah Arshad, apuntado al grupo B de todos los torneos a los que juega (despues de Sants, Sant Marti) y ROBANDO el dinero a los que realmente lo merecen. Como puede ser que no se haga nada desde la federación, es un claro caso de FRAUDE DE LEY. Aunque sea pegarle el toque a él o a su club, "invitandole" a apuntarse a los grupos A. Vamos a tomar medidas para que esto suceda lo menos posible, lo primero, sacar las listas de ELO cada 3 meses, así al menos no podrá estafar durante un año completo.
Propongo a todos los que se enfrenten contra él y consideren que la situación es injusta, que muevan y abandonen. Si quiere ganar, al menos que no tenga el placer de jugar. Sr. Fatollah, esta situación le va a dejar marcado en el ajedrez catalán durante mucho tiempo. Su falta de moral no tiene cabida en este juego.

Patty ha dit...

Estimado e indignado señor anónimo:

Si quiere denunciar cosas o que la federación haga algo, debería dirigirse a la federación, y si quiere lanzar llamamientos a los jugadores de torneos en Catalunya, escriba a webs de ajedrez. Espero que no haya tomado esto por una web de la federación, o incluso por una web de ajedrez (si lo ha hecho, tendré que esforzarme más... xD). Si le parece que Fatollah roba, estafa y defrauda, no deje un anónimo con palabras en mayúsculas y acusaciones gratuitas: dé la cara y dígaselo a él, o ponga la pertinente denuncia donde corresponda. Yo acabo de volver de vacaciones y solo quería dedicar un post a mi familia y amigos de Asturias.

Ahora mi opinión:

1. Si alguien puede jugar un abierto o no, y un Grupo A o B, es competencia de los organizadores de cada torneo en cuestión, que son los que hacen las bases. La federación que se ocupe de quién juega los torneos federativos.

2. Si alguien gana un premio en un torneo de ajedrez, no creo que esté robando a nadie. Está recibiendo una recompensa por su resultado. Al menos, tengo entendido que va así en el resto de competiciones deportivas.

3. Los que realmente merecen los premios en un torneo son sencillamente los que hacen más puntos. Para hacer más puntos en un torneo hay que estudiar más, practicar más, etc. De nuevo, los premios son una recompensa al esfuerzo. Otro debate más interesante (y más productivo que "Fatollah no debería poder jugar en el torneo X porque nos gana a todos") es si debería haber premios en metálico en torneos que supuestamente son de promoción y se dirigen a aficionados. Personalmente opino que es preferible dar material ajedrecístico, inscripciones a torneos... en fin, incentivos para jugadores de ajedrez y no para "profesionales" sub2000.

4. En el mundo hay mucha gente que juega mejor que yo, pero en lugar de gastar mis energías intentando que no les dejen jugar en los torneos en los que yo participo, prefiero invertirlas en mejorar mi juego a ver si les gano (de momento con poco éxito xD).