04 de març 2012

No escribo, sino que leo

En los últimos meses no he escrito demasiado, aparte de crónicas los días que tocaba. En realidad no es que no tenga tiempo. Sí que paso tiempo con el ordenador, conectada, y en ese tiempo podría escribir, pero aprovecho para leer. Leo, leo… ¿qué leo? Pues un poco de todo:

En el Kindle, “Factory Girls”. Si no lo he acabado aún no es porque no me guste, sino porque prácticamente solo uso el Kindle cuando voy sola en metro y hay días que se alterna con El Jueves o con mensajes de correo electrónico escritos por un grupo de chiflados integrales que tienen poco que hacer xD. No me queda mucho, y cuando lo termine prometo comentarlo aquí y de paso mis impresiones de China (que, si ya son incompletas, lo serían más aún si omitiera este libro).

En castellano estoy enganchada a JotDown. Si no la conocéis, ya tardáis en entrar y disfrutar. Entrevistas de verdad, reportajes reshulones, interesantes artículos de opinión… Imprescindible.

También leo de vez en cuando alguna noticia de LibertadDigital, pero por motivos bien diferentes. Realmente, más que las noticias, suelo leer los comentarios. Antes hacía eso en la web del Marca. Va por rachas.

En inglés, aparte de artículos de todo tipo para clases de conversación, lo que más miro es Scientific American y los enlaces que comparte en Twitter Language News (@langology).

En una extraña mezcla de castellano e inglés que no me atrevo a llamar Spanglish pero no sé cómo calificar, me fascinan los tuits explicando manos de póquer que algunos de mis contactos ajedrepoqueros escriben o comparten. No entiendo ni la mitad, pero me resultan muy curiosos.

Mi propósito de año nuevo (entendido el año nuevo desde el 29 de octubre, of course) es leer cada día algo, lo que sea, en alemán. El ejercicio de comprensión lectora que propone cada día la Deutsche Welle cumple esa función, y si no siempre cae algo de rebote de fuentes diversas.

Por último, me he asomado a alguna web de noticias de ajedrez en ruso intentando pillar alguna frase. No estoy para leer prensa, ni grandes parrafadas de opinión, pero de alguna crónica más o menos me entero. El traductor de Google me informa luego de si he acertado más o menos. Tengo días mejores que otros.

En catalán últimamente poco, aparte de la web de la FCE y @Català_Correcte.

Lectura recomendada de hoy: por fin la gente de la RAE hace algo útil y les pega un toque a los responsables y las responsables de las guías de lenguaje no sexista.

Ah, y ¡¡también leo planillas!!

1 comentari:

Catulo ha dit...

Se da la paradoja que para escribir con calidad (dicen) hay que leer más de lo que se escribe. Te lo digo yo, que actualizo mucho...