24 de gener 2011

J’accuse…!

Alguien que no sepa puede pensar que la única manera de hacer trampas en ajedrez es mover dos (o más) veces seguidas o quitarle una ficha al rival cuando no mira. Cosas así de burdas pasan muy muy muy de vez en cuando. De este tipo probablemente la más en común es “yo no he tocado/soltado esa pieza, señor guardia”.

Hoy en día en los torneos la trampa más habitual es lo que se conoce como el “dopaje electrónico”. Alguien está jugando su partida y recurre a un programa informático para que le chive jugadas. Ha habido algún caso de jugador pillado con el carrito del helado, pero lo habitual es que la ayuda sea externa, o sea, que el programa lo maneje alguien que no está jugando y que de algún modo hace llegar la ayuda.

Con los avances en módulos de análisis y en tecnologías, existe una preocupación creciente sobre este tema, pero también hay que decir que hay mucha psicosis y que ya a la mínima la gente empieza con que la actuación de Fulanito es demasiado buena y seguro que está haciendo tramponas. Vivimos en una época de alarma social: por cada delito que se comete la gente se piensa que se han cometido 43.

Este fin de semana se publicó una bomba informativa. La Federación Francesa de Ajedrez ha emitido un comunicado explicando que hay una investigación en curso sobre presuntas trampas de uno de los jugadores de su selección en la pasada Olimpíada 2010, donde logró medalla de oro individual. Además estarían implicados el capitán de la selección y otro ajedrecista. Se puede leer en castellano aquí.

Me llaman la atención dos cosas. Uno, que la federación haya dado este paso. La mayoría de las acusaciones de “dopaje electrónico” las hacen jugadores que han perdido una partida y se pican: dos clásicos son Mamedjarov en el Aeroflot y Nakamura en torneos de Internet. Total, acusar es gratis. Si cuela, cuela, y si no al acusador no le pasa nada. Pero para que una federación nacional lance esto ya tienen que estar seguros…

La otra cosa curiosa es que hayan identificado al que estaba en casa. No se me ocurre cómo, a menos que a) el tío haya ido por ahí contando lo que hizo para hacerse el guay, o b) al investigar el caso (que no sé cómo les daría por investigar) los otros dieron su nombre. O c), fueron tan tontos que en lugar de chatear usaban un teléfono. No olvidemos que son ajedrecistas xD

¿Qué pasaría si en lugar de Francia fuera España? Si esto pasa en un abierto los organizadores podrían descalificar al presunto tramposo y quedarse, digooooo retener el premio. Si el torneo es por Internet, podrían eliminar al jugador (previa comprobación de que no es hijo de la administradora) y que se tenga que enterar por la prensa. Si en vez de GMs los implicados son jugadores flojos podría haber muchas risas, palmaditas y “no lo hagas más”. O a lo mejor se hace bien, no sé. En cualquier caso, mi enhorabuena a la Federación Francesa por su transparencia y seriedad.

Por curiosidad he mirado las partidas de Feller, que por cierto ganó a Alsina, pero a toro pasado es muy fácil hablar. En sus victorias hay combinaciones y variantes largas, pero ya se supone que el tipo es duro (2649 con 19 años…). Cuando hay rumores es muy fácil ver lo que quieres ver.

Supongo que en las próximas semanas se seguirá hablando del caso. Ja veurem…

4 comentaris:

Edu ha dit...

Curioso el asunto si, planteado tal como lo hace la federacion francesa, da la sensación de que Feller lleva tiempo haciendo trampas, porque sino es dificilmente explicable que tenga el ELO que tiene a su edad y que para ir de cuarto tablero en unas olimpiadas se vea en la necesidad de hacer trampas, ya no por su nivel ajedrecistico (hay que jugarlas todas, aunque sea con un sin ELO), sino por el sentimineto de que es un joven jugador que se ha de curtir y nadie le iba a reprochar un mal torneo.

Patty ha dit...

No creo que sea eso, porque en ese caso habrían surgido rumores antes. Parece un jugador bueno de verdad, y por ejemplo ganó el Campeonato de Francia Blitz. Vale que unas rápidas igual no dicen nada, pero está claro que en ese torneo no pudo hacer trampas ¿no?

Respecto al motivo de hacer trampas en la Olimpíada, yo me inclino más por los 5000 euros de la medalla individual.

Daniel Canteli Martínez ha dit...

El movil del dinero puede ser plausible. Por ejemplo, ahora a posteriori podemos sorprendernos de que sea suplente cuando tiene el tercer elo más alto. Quizás con la complicidad del capitan decidieron ponerle en el tablero "más fácil" para aumentar las probabilidades de medalla.
Curiosamente perdió dos partidas: ante Mihailevsky, que es posible que le ganara incluso con la ayuda del módulo y contra un niputio, el MI Kreisl de Austria de 2376. Ni que decir tiene que este último está siendo investigado por presunto implante de chip en su cerebro.

Edu ha dit...

Bueno, 5000 euros es un buen motivo para hacer trampas, pero si aspiras a ganarte la vida con el ajedrez (y entiendo que por su elo asi es) es mala publicidad estar marcado como tramposo. Claro que nadie dice que el tipo pensase lo que hacia antes de hacerlo...