10 de febrer 2009

Más efemérides literarias

Dying
Is an art, like everything else,
I do it exceptionally well.

I do it so it feels like hell,
I do it so it feels real.
I guess you could say I've a call.
Sylvia Plath, "Lady Lazarus" (1962)

A los 20 años una estudiante brillante se encerró en el sótano de casa y se atiborró de somníferos... pero vomitó. La encontraron y se la llevaron primero a un hospital para lavarle el estómago y luego a un sanatorio para aplicarle cordura por vía eléctrica. Parece una novela... y más tarde lo fue.

Pero... "I have done it again!". A los 30 años, tal día como hoy, aquella joven, convertida en escritora y abnegada ama de casa separada, llevó el desayuno a la habitación de sus dos hijos, selló las puertas con toallas y trapos húmedos, se dirigió a la cocina, abrió el horno de gas y metió la cabeza dentro. Sí, morir es un arte, como cualquier otra cosa, y lo hacía excepcionalmente bien, tan bien que parecía el infierno; tan bien que parecía real. Supongo que se podría decir que tenía vocación para ello.

A partir del 11 de febrero de 1963, los poemas surrealistas llenos de metáforas tenebrosas de Sylvia Plath se revalorizaron. Las feministas la erigieron en símbolo de un montón de cosas, los críticos vieron en sus escritos mucho más de lo que buscarían en circunstancias normales... Se sucedieron las biografías y los estudios exhaustivos sobre aquella chica que hablaba con Dios y veía el cielo vacío. Ya no estaba fatal de lo suyo: tenía trastorno bipolar y era una víctima de... bufff.

Siempre que hay un héroe, hay también un villano. Ted Hughes, el príncipe azul desteñido, se convirtió en el enemigo. Tampoco ayudó a su imagen que la tía por la que había dejado a Sylvia también se suicidara unos años más tarde, (Teddy, ¿qué les haces, tío?), que ejerciera censura sobre las publicaciones de diarios y cartas de la difunta (supuestamente ocultando los pasajes que le dejaban peor), o que su hermana, convertida en albacea literaria del legado Plath, presionara a los aspirantes a biográfos.

Parece una película... y ya la han hecho, con Gwyneth Paltrow y Daniel 007 Craig.

Can a selfish egocentric jealous and unimaginative female write a damn thing worthwhile? (Sylvia Plath en una de sus crisis en plan "nunca lo conseguiré")

Yes, she can!!!!! La primera vez que La Campana de Cristal cayó en mi zarpas, no llegué a la página 50 sin ir a ver quién era aquella tía y cómo había llegado a escribir aquello. Awesome:-) Sus cuentos son indescriptibles, aunque se leen peor que la novela o los poemas. Nunca recuerdo mis sueños, pero confío en que Johnny Panic (cómo me mola ese nombre, si lo veis de nick en algún foro igual soy yo xD) lleve un registro y flipe un poco... Los poemas se pueden leer aquí pero mola más cuando los recita ella: hay ejemplos en Youtube, sin ir más lejos.

De Ted Hughes nunca he leído nada. Creo que estoy demasiado contaminada y me costaría. Estaba en un temario de algo llamado Curso Monográfico de Literatura Inglesa del siglo XX, con Harry Potter y The Clockwork Orange, pero al final en lugar de leer libros nos encargaron un trabajo sobre algún aspecto de la sociedad británica en el s.XX. Ni siquiera recuerdo de qué hizo el trabajo mi grupo, ni cómo aprobamos la asignatura, pero sí exploré el temario original: Jeanette Winterson, John Fowles... :-)

Otro genio literario nacido en Boston y con una vida tan turbulenta como sus escritos... "Too pure for you or anyone" (Fever 103º)

2 comentaris:

Ferran Gómez ha dit...

Una aficionadilla en esto de la muerte. Medea hubiera montado una comida con toda la familia (especialmente la política).

Es probable que el por equipos te esté afectando más de lo previsto. Te propongo una frase cuyo adverbio inicial dejo a tu elección: "Sólo/Aún quedan 7, ¡ánimo!"".

Ferran

Patty ha dit...

Es que Sylvia Plath es la antítesis de Medea: en lugar de matar a sus hijos y huir, dejó el desayuno a sus hijos y se mató ella.

Llegas tarde para tu propuesta: hace unos días corregí un mensaje de correo electrónico donde me ponían "solo quedan 8" por "todavía quedan 8" :-)

¿O es que me estás provocando para que escriba sobre política federativa en lugar de sobre literatura? xDDDD